Consejos para evitar las caries en los niños

por Administrador Salud dental

Los niños también tienen caries. Aunque identificamos esta enfermedad dental como un problema de adultos, la verdad es que las bacterias pueden afectar igualmente a los más pequeños y tener consecuencias importantes en su dentadura a corto y largo plazo. Evitar las caries en los niños pasa por tener en cuenta algunos consejos básicos.

Acudir al dentista

Muchos padres piensan que los dientes temporales de sus hijos no necesitan de tratamiento, porque tarde o temprano van a desaparecer y ser sustituidos por los definitivos. Esto es un gran error.

Los niños deben acudir al dentista infantil antes de los 2 años, para controlar tanto la salud de sus dientes como su desarrollo. De esta manera, se evitan problemas incluso en su dentadura definitiva.

Además, el especialista proporciona las pautas adecuadas para prevenir la caries y asegurar un correcto cuidado dental de los niños.

Evitar los azúcares

El consumo excesivo de bebidas y alimentos azucarados daña los dientes y provoca caries infantil, incrementando el riesgo de que este problema aparezca también en la edad adulta.

Igualmente, es importante que estos dulces se tomen únicamente en la hora de comer, ya que así se garantiza al menos la limpieza dental después de la comida.

Sin duda, la mejor opción es dar a los niños frutas, verduras, tostadas y galletas de arrioz como tentempiés.

Incluso es recomendable pedir al médico que recete medicamentos sin azúcar cuando el niño tenga algún problema de salud.

Las bebidas

Muchos padres caen en la tentación de dar zumos de fruta azucarados a sus hijos menores de 3 años, pero darles solo leche y agua es la mejor solución para evitar las caries producida por las bebidas azucaradas.

La caries del biberón

Muchos padres dan a sus hijos un biberón con leche para que se duerman o se relajen en el cochecito. Esto implica que pasan mucho rato con él, lo que acaba ocasionando la proliferación de bacterias y que los dientes se dañen por la aparición de caries.

Higiene constante

Aun antes de que les salga el primer diente, los niños deben tener una higiene oral escrupulosa. Los padres deben empezar por pasarles una gasa empapada de agua por las encías cuando aun son bebés.

A partir de aquí, los niños deben cepillarse los dientes 2 veces al día con una pasta sin flúor. El dentista avisará a los padres de cuál es el mejor momento para pasar a usar un dentífrico fluorizado y también de cuándo el niño puede empezar a lavarse los dientes por sí solo, pasando por una etapa inicial de supervisado de los adultos. Los padres deben trabajar para inculcarles el hábito de la limpieza dental durante toda la infancia.

Seguir estos consejos básicos de alimentación e higiene, y hacer revisiones periódicas en el dentista, bastará para prevenir la caries infantil. No podemos olvidar que la pérdida de un diente de leche puede acabar originando un problema de malposicionamiento dental, o también incluso de caries, al aparecer los dientes definitivos.