Las diferentes clases de caries

por Clínica Such Salud dental

Las caries son el problema bucodental más común, tanto en la infancia en los dientes de leche como en la etapa adulta ya en las piezas fijas. Hoy en la clínica Such te hablaremos de los diferentes tipos de caries que existen y los tratamientos para cada una de ellas.

¿Qué son las caries?

No podemos dejar pasar la ocasión de recordar qué son y cómo se forman las caries. Las caries son destrucciones que afectan a los tejidos dentales dañándolos y deteriorándolos. En nuestra boca existen múltiples bacterias que se mezclan con los alimentos que ingerimos habitualmente y se producen ácidos que dañan nuestros dientes. Este daño puede ocasionar caries que pueden ser de distintos tipos según su gravedad. Aunque primer sería conveniente recordar cómo prevenir y tratar las caries.

Los tipos de caries y los tratamientos

  • Las caries de fisura. Estas son las caries menos profundas y las más frecuentes. Se trata de un daño en las parte más superficial de las muelas. No obstante no debemos confiarnos, pues si no las tratamos cuanto antes con un tratamiento de endodoncia el daño puede penetrar en la raíz.
  • Las caries de raíz. Estas caries son más graves y, en casos extremos de no tratarlas, pueden requerir de su extracción a través de la cirugía oral.
  • Caries de esmalte. El esmalte es la primera capa de nuestros dientes, por debajo de ella se encuentra la dentina. Cuando se daña el esmalte las bacterias llegan a la dentina y se producen caries que puede alcanzar las capas más profundas e inclusive generar un pequeño orificio.
  • Caries interdentales. Son caries poco frecuentes pero que se originan entre dos piezas. Se producen por una mala limpieza interdental, no utilizar hilo dental o enjuague de forma cotidiana. En definitiva, un mal cepillado.
  • Caries de corona. Los dientes que participan en la masticación de los alimentos pueden generar caries en la zona superior de la corona, decolorando las piezas.

¿Cómo podemos prevenir las caries?

Lo principal para prevenir su aparición es la higiene bucal correcta. No obstante existen otros factores que también ayudan:

  • Un correcto asesoramiento nutricional que incluya hábitos de alimentación saludables y bajos en azúcar.
  • Evitar la ingesta de alimentos ricos en azúcar entre comidas. Si realizas cinco comidas al día no es necesario realizar otros tantos cepillados, pero puedes optar por picar algo bajo en azúcar o por mascar un chicle tras su ingesta.
  • No utilizar únicamente el cepillo de dientes para la higiene bucal, realizar también una limpieza interdental y utilizar enjuages.
  • Acudir al menos una vez al año a revisiones periódicas, la detección temprana es la clave para tener que evitar la extracción de las piezas que ya están demasiado dañadas.