¿Qué hacer si no puedes cepillarte después de comer?

por Clínica Such Salud dental

La higiene bucal de forma constante es imprescindible para tener unos dientes sanos y conservar todas las piezas dentales durante nuestra vida y evitar el uso de implantes o prótesis. En la clínica Such nos esforzamos por recordarte día a día esto, aunque también pecamos de vez en cuando como todos y nos olvidamos o, simplemente, no podemos lavarnos los dientes.

Para estas situaciones esporádicas en las que comemos al aire libre o fuera de nuestra casa, y nos hemos olvidado el cepillo de viaje, te ofrecemos algunos trucos para conseguir limpiar tu boca y mantener el aliento fresco. Aunque recuerda: son consejos para situaciones puntuales y en ningún caso substituyen el cepillado

¿Qué hacer si no puedes cepillarte los dientes después de comer?

Por razones laborables, por motivos de ocio o simplemente por rutina, muchas veces necesitamos comer fuera de nuestra casa donde, seguramente, se encuentra nuestro cepillo de dientes de uso cotidiano. Si estas situaciones son muy comunes lo ideal es que optes por llevar un cepillo pequeño de viaje, algunos incluso incluyen un pequeño tubo de pasta de dientes y son verdaderamente útiles.

Aunque, que no cunda el pánico, si te has olvidado este cepillo de viaje existen algunas alternativas que, al menos, te ayudarán a refrescar un poco el aliento. Sigue leyendo y toma nota.

Alternativas al cepillado dental

Para los casos puntuales que hemos señalado lo ideal es que optes por alguna de estas alternativas:

  • Los chicles sin azúcar. Como hemos señalado en otras ocasiones la saliva es muy importante para eliminar las bacterias de nuestra boca. Al mascar chicle logramos que se produzca más saliva y se realice esta función, si además el chicle es de un sabor mentolado nos aportará un aliento fresco. 
  • Las manzanas. Aunque parezca contradictorio las manzanas después de comer son ideales para limpiar los dientes, pues arrastran los restos de comida y contribuyendo a mantener un aliento fresco. Lleva una siempre contigo para las comidas especialmente copiosas fuera de casa.
  • Los enjuagues bucales. Aunque sabemos que es menos probable que lo lleves contigo, siempre puedes optar por llevar pequeños envases de viaje contigo y enjuagar la boca tras la comida, te serán de gran ayuda contra la placa bacteriana y también contra la halitosis.

Recuerda que llevar una correcta higiene bucal te evitará posteriores tratamientos de periodoncia, dolorosos y más costosos que estos sencillos trucos.