Las muelas del juicio y su extracción

por Clínica Such Tratamientos

Las muelas del juicio son conocidas por todos a causa de las molestias que suelen ocasionar, apiñamientos, dolores, hinchazón… todo ello conlleva que odiemos nuestras muelas del juicio y, en muchas ocasiones, una obligada extracción. Hoy en la clínica Such te hablaremos sobre las muelas del juicio y su extracción, que puedes llevar a cabo en nuestra clínica dental.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio son molares que salen en último lugar, uno a cada lado de los maxilares. Normalmente aparecen a partir de los 16 años de edad.

¿Qué problemas pueden ocasionar?

Las muelas del juicio salen cuando ya tenemos el resto de dientes y muelas en fuera, de tal forma que el espacio no es suficiente en muchas ocasiones. Los dientes pueden quedar retenidos y atrapados por otros dientes. Cuando esto ocurre se producen dolores, hinchazón o apiñamiento en las piezas que ya están fuera.

¿Por qué son conocidas como muelas del juicio?

Estas muelas son conocidas como muelas del juicio porque erupcionan a partir de los 16 años, cuando las personas ya han alcanzado cierta madurez y, por lo tanto, juicio. Cuando ya se van dejando atrás las locuras o insensateces de la adolescencia y la niñez. Pero ¿sabías que también se pueden llamar muelas cordales (de cordura)?

¿Por qué extraer las muelas del juicio?

Cuando hay molestias, dolor o los dientes que ya estaban fueran se van torciendo y apiñando lo mejor es extraer las piezas. La Asociación Dental Americana aconseja que un dentista valore la extracción en el momento de su erupción, pues las raíces son más débiles y el dolor será menor. 

Su extracción se considera parte de la cirugía oral. En la clínica Such la llevamos a cabo de forma rutinaria y no tiene complicaciones ni contraindicaciones. La intervención se realiza con anestesia general o local, dependiendo del caso, aunque lo normal es utilizar solo anestesia para dormir la zona. La anestesia general se suele aconsejar a pacientes que tengan pánico o fobias ante el proceso de extracción.

Cuando se quita la muela se produce un sangrado durante algunos minutos y una pequeña inflamación. En la clínica Such te aconsejaremos para llevar de un modo más agradable la extracción, pudiendo tomar antiinflamatorios u otros medicamentos que también mitiguen el dolor que se puede producir durante los siguientes días.

Ten en cuenta que durante 24 horas podrás experimentar:

  • Sangrado abundante. Especialmente en las primeras horas tras la extracción es muy probable que se produzca un sangrado de cierta intensidad. Ejerciendo presión con una gasa limpiea y húmeda en el agujero que dejará la extracción no tendrás mayor problema.
  • Inflamación. La inflamación se reflejará en tus mejillas y alrededor de la zona en la que se encontraba la muela del juicio. Como hemos comentado con un medicamento apropiado no tendrás que sentir molestias intensas.

Lo normal es que estas molestias desaparezcan después del segundo día tras la intervención, de lo contrario deberías acudir nuevamente a tu clínica de confianza. Te aconsejamos que cuides muy bien tu higiene bucal durante 48 horas, sin ingerir alimentos muy duros y realizando enjuagues bucales con agua y sal y con colutorios específicos.